Abren primera planta de biopesticida a partir de residuos de la quinua en Umala

24/07/2015

La primera planta piloto de biopesticidas orgánicos a partir de cascarilla de quinua de Bolivia y del mundo, se inauguró este 23 de julio en Umala, a 120 kilómetros al sur de La Paz, gracias a la implementación de un proyecto financiado por Pro Bolivia en un 80% de una inversión total de 600.000 bolivianos.  El biopesticida obtenido sirve para atacar al hongo llamado Monilia que afecta la producción de cacao no solamente en Bolivia sino también en otros países de Sudamérica y Centroamérica.

El director de Pro Bolivia, Javier Escalante, durante el acto de inauguración, destacó la articulación entre el Estado, la Universidad Mayor de San Andrés y los productores de quinua de Umala, en el esfuerzo común de lograr el desarrollo productivo en Bolivia mediante la construcción de esta planta piloto.

“Este es un paso para la industrialización del país, porque no necesitamos tener grandes fábricas, estos pequeños pasos nos permiten romper la dependencia y lograr producir para nosotros y nuestros hermanos, en este caso de quienes viven en tierras bajas como son los productores de cacao”, remarcó Escalante.

La planta piloto producirá 50 kilogramos de biopesticida por semana y constituye una importante innovación que podrá ser replicada en otras comunidades productoras de quinua en las que no se están aprovechando los desechos del cereal andino. Se calcula que actualmente el requerimiento del biopesticida en el país es de 500 kilogramos semanales.

La coordinadora técnica del proyecto, Giovanna Almanza informó que el proyecto se ejecutó en coordinación con la Fundación para el Desarrollo de la Ecología y el Instituto de Investigaciones Químicas de la Universidad Mayor de San Andrés, a partir de tesis y otras investigaciones realizadas por sus profesionales y estudiantes.

Agregó que el residuo de beneficiado de la quinua que se utiliza como materia prima para la elaboración del biopesticida se genera en gran cantidad en Bolivia y constituye el 4,5% de aproximadamente 20.000 toneladas del cereal de oro que se producen en el país.

Inicialmente se tienen conversaciones para la venta del biopesticida a empresas como la Central de Cooperativas El Ceibo que une a los productores de cacao de La Paz.

Los beneficiarios directos del proyecto son 600 productores de quinua de Umala, además de  productores ecológicos de Sapecho y Palos Blancos, quienes recibieron capacitación en el uso de biopesticidas y cultivos orgánicos.

La planta trabajará en coordinación con el Gobierno Autónomo Municipal  de Umala que se ocupará de cubrir los servicios de agua y luz eléctrica.

Hernán Aquino Tarqui, ingeniero químico que diseñó y construyó la planta, dijo que partió de varias tesis sobre la extracción de saponina de la quinua, elaboradas en la UMSA, por lo que con esta planta se da un gran primer paso en el desarrollo de tecnología por bolivianos para industrializar nuestros recursos.

Máxima Aznu Cruz, de la comunidad Toloma, felicitó a las instituciones y autoridades por el proyecto ejecutado en Umala por la planta que les ayudará a aprovechar mejor la quinua que producen todas las familias de la zona.

El alcalde de Umala, Walter Flores, destacó la iniciativa de la UMSA dijo que seguirá apoyando este tipo de proyectos desde el Municipio para lograr entre todos la articulación del desarrollo productivo.

El viceministro de Descolonización, Félix Cárdenas, puntualizó en la necesidad de agilizar la certificación de calidad de la quinua Bolivia, aspecto que actualmente impide exportar el producto a varios países.