Cochabambinas de la zona alta producen hilo artesanal con ruecas electrónicas

25/06/2015

Aproximadamente 430 artesanas del municipio cochabambino de Cocapata, ubicado a 90 kilómetros al norte de la capital valluna, modernizaron la producción de hilo de camélidos con el uso de ruecas electrónicas, madejadoras, ovilladoras y una cardadora industrial. El proyecto, que ahora se ha convertido en una empresa autosostenible, se implementó con el apoyo de Pro Bolivia, institución desconcentrada del Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural.

Un total de 15 representantes de las artesanas cochabambinas visitaron este 24 de junio la sede de gobierno con el objetivo de mostrar sus productos y la tecnología innovadora que utilizan con ruecas electrónicas que fueron diseñadas para ellas en el Instituto de Tecnología Industrial de Argentina.

El Director de Pro Bolivia, Javier Escalante, informó que el proyecto contó con una inversión total de Bs. 1.330.819, de los cuales el 80% se cubrió con recursos de la Unión Europea, como parte de la política que lleva adelante el Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural de incentivar el crecimiento de micro y pequeñas unidades productivas.

La autoridad dijo que se tienen acuerdos con institutos de México y Argentina para promover la innovación tecnológica con miras a su aplicación a favor productores bolivianos. “Además, estas mujeres no contaban con alternativas para generar ingresos y ahora están organizadas administrando su empresa con éxito”, remarcó.

La coordinadora del proyecto, Brenny Ugarte, destacó dentro del proyecto el liderazgo de las mujeres que en la perspectiva de ampliar el proyecto, gestionaron con las nuevas autoridades municipales, la dotación de 20 alpacas o llamas por cada artesana para incrementar su potencial productivo.

Asimismo, dijo que se logró la incorporación del tema camélidos en la currícula escolar de cinco núcleos educativos que analizarán temas como costos de producción en matemáticas para que los jóvenes ayuden a sus madres a planificar sus gastos, recuperarán la historia oral de los camélidos en literatura y elaborarán sus propias prendas en manualidades para lucirlas en el Desfile del 6 de Agosto.

“Nuestras ruecas electrónicas nos permiten hilar un kilogramo de hilo por día, mientras anteriormente a mano elaborábamos la misma cantidad en cinco días y aspiramos a que cada artesana entregue como mínimo 2,5 kilogramos por semana para abastecer las exigencias del mercado”, agregó Ugarte.

Actualmente, las artesanas  producen aproximadamente 350 kilogramos de hilo artesanal en colores naturales al mes y están atendiendo pedidos del Valle Alto de Cochabamba,  La Paz, la capital valluna, Francia, Italia y Alemania.

En Bolivia venden a Bs.250 cada kilogramo mientras que en países de Europa pueden vender fibra de alpaca bebé hasta en Bs.700 la misma cantidad.