Oruro, La Paz y Potosí tienen plantas para industrializar la quinua

18/08/2015

Pro Bolivia, institución desconcentrada del Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural, inauguró en julio tres plantas de procesamiento de quinua, que le otorgan valor agregado al cereal rico en nutrientes, mediante la producción de derivados alimenticios y biopesticidas, en los departamentos de Oruro, La Paz y Potosí.

“De esta manera, el Gobierno busca que los productores de quinua puedan vender su producción con valor agregado y no solamente como materia prima”, destacó, durante los eventos de inauguración de las plantas, el director de Pro Bolivia, Javier Escalante.

PLANTA PROCESADORA DE QUINUA

La entidad financió el 80% del costo total de la planta procesadora de quinua de Otuyo, a 180 kilómetros al oeste de la ciudad de Oruro, es innovadora por ser la primera que trabaja con energía monofásica, “que es la que utilizamos en nuestros domicilios”, a diferencia de otras de su tipo que requieren energía trifásica. Tuvo un costo de más de un millón de bolivianos.

Escalante destacó que ese proyecto abre una nueva perspectiva para las comunidades productoras de quinua, que en su mayoría (aproximadamente el 70% de las que cuentan con energía eléctrica en el área rural, según la Autoridad de Electricidad) no acceden a la energía eléctrica trifásica por su elevado costo. Indicó que esa planta tiene carácter experimental, porque su producción es de solamente cinco quintales (qq) por hora, mientras que las plantas industriales trabajan con hasta 20 qq por hora. Sin embargo, por la ventaja de funcionar con energía monofásica fácilmente po dría replicarse en otras comunidades que producen el ‘cereal de oro’ y requieren procesarlo para mejorar sus ingresos.

Según Pro Bolivia, la planta procesadora fue construida en una superficie de 350 metros cuadrados, con siete ambientes en los que se instaló equipamiento construido por la empresa Brama con un costo de Bs 450.000, de un presupuesto Parte de la planta que elabora ese producto. Primeras pruebas del alimento. Especialistas analizan componentes del lácteo. total de poco más de un millón de bolivianos, financiados por la estatal Pro Bolivia.

El proyecto beneficia a 60 familias afiliadas a la Asociación de Productores de Quinua Real y Ganadería de la Comunidad de Otuyo del departamento de Oruro, organización que a partir de la entrega se encargará de la administración de la planta procesadora de quinua.

BIOPESTICIDAS

En Umala, la planta piloto de biopesticidas orgánicos, que usa las cascarillas de quinua, a 120 kilómetros al sur de La Paz, fue desarrollada e implementada por la Universidad Mayor de San Andrés dentro de un proyecto que tuvo un costo total de Bs 600 mil.

El biopesticida obtenido sirve para atacar al hongo llamado Monilia, que afecta la producción de cacao no solamente en Bolivia, sino en otros paí- ses de Sudamérica y Centroamérica. La planta producirá 50 kilogramos (kg) de biopesticida por semana y constituye una importante innovación que podrá ser replicada en otras comunidades productoras de quinua, en las que no se están aprovechando los desechos del cereal andino. Se calcula que actualmente el requerimiento del biopesticida en el país es de 500 kg semanales.

LECHE DE QUINUA

Finalmente, la primera planta de leche de quinua de Bolivia y del mundo, instalada en la ciudad de Uyuni, ubicada a 200 kilómetros al sudoeste de la capital potosina, es una innovación que busca mejorar la nutrición de la población boliviana y mundial.

El costo total de este proyecto fue de más de un millón de bolivianos. La planta de leche de quinua de Uyuni pondrá a disposición del mercado 4.000 litros por mes, además de 352 kilogramos de galletas que se elaboran con el bagazo.

 Inicialmente se destinará la producción al desayuno escolar de 5.000 estudiantes del municipio de Colcha K. Se tienen 283 familias beneficiarias de comunidades del municipio potosino de Colcha K, afiliadas a la Central de Cooperativas Agropecuarias Operación Tierra (Cecaot), que actualmente exporta quinua a Europa y Estados Unidos, por lo que podrá incluir la leche de quinua, entre otros derivados, como galletas, hojuelas y pipocas.

Escalante anunció que en octubre se ofertarán en La Paz leche y galletas que son elaboradas en la planta industrializadora de quinua, con el objetivo de extender el mercado de esos productos. “En octubre, en La Paz, se va a lanzar al mercado la leche y galletas de quinua, para que podamos ver cuál es el mercado real que puede tener la planta y pensar en atender a otros municipios con el desayuno escolar o la necesidad de tener otra planta más grande”, indicó.